Casco Urbano

Baños de la Encina ha acumulado un rico patrimonio artístico que ha sabido conservar satisfactoriamente. Desde el castillo califal hasta la parroquial de origen gótico, desde la exuberancia barroca del camarín de su santuario hasta la austeridad blasonada del Concejo, desde el señorío de sus palacios hasta sus molinos del siglo XVIII, el pueblo conserva su identidad monumental que evoca su importancia histórica, el poderío económico de su nobleza y su interés por simbolizarlo arquitectónicamente. El centro histórico de Baños de la Encina fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1969 y tiene incoado expediente desde 2010 para su declaración como Bien de Interés Cultural.

 
 

Castillo de Bury Al-Hamma

La impresionante silueta del castillo de Bury al-Hamma domina el paisaje rural de la villa de Baños de la Encina y evidencia, ya desde la lejanía, la belleza de su intrincado urbanismo y la riqueza de su patrimonio cultural. HORARIO DE VISITAS. CLIC AQUÍ

 

Mandada levantar por el califa cordobés Alhaken II y finalizada en el año 357 de la hégira (968 d. C.). Flanqueado por una robusta y almenada muralla con catorce torres, más una decimoquinta o Torre Cristiana del Homenaje, el castillo apenas ha sufrido daños, constituyendo, por tanto, el conjunto fortificado mejor preservado de la época almohade, al mismo tiempo que es uno de los castillos musulmanes mejor conservados de toda España.
 
 
En 2007, el castillo ha tenido una excavación de drenaje para proteger las murallas de las filtraciones que se estaba produciendo por la presión de la tierra acumulada durante la época de cementerio, además estas excavaciones arqueológicas nos han dado mucha información sobre las distintas civilizaciones que han pasado por el Cerro del Cueto, antes de esto el castillo era una explanada y los restos estaban totalmente cubiertos por casi 3 o 4 metros de tierra.
 
 
El cerro del Cueto a 425 metros sobre el nivel del mar ha sido asentamiento de distintas civilizaciones, desde la Edad del Bronce con la cultura del Argar hace 4.000 años, así como también se han hallado en las últimas excavaciones de 2007 restos de la época ibera, además de restos de un templete o mausoleo romano con restos de columnas, se conservan las escalinatas de acceso a este templo.

Dispone de catorce torreones rectangulares, sobre una de las torres originales se introdujo la principal modificación cristiana, la Torre de Homenaje (también conocida como Almena Gorda), de la que carecen los castillos musulmanes. Esta torre no mira hacia la campiña sino hacia el interior de la población, proyectándose por encima de ella, lo que indica su transformación con el discurrir de los años en un edificio señorial. La Torre del Homenaje, de estilo gótico, está construida en mampostería irregular y tiene forma semicilíndrica al exterior.

El castillo está construido en tabiyya (material típicamente árabe realizado a base de una mezcla de arcilla, arena, cal y piedras muy menudas), un procedimiento de construcción mucho más rápido y barato que las cuidadas obras de mampostería o sillares, lo que evidencia su originaria función eminentemente militar, destinado al acuartelamiento de las tropas beréberes alistadas para las campañas anuales contra los cristianos, cuyo lugar de concentración final, ya en la frontera, era la fortaleza de Gormaz (Soria). 

Al gran patio de armas se accede por una puerta que mira al éste y que se abre entre dos grandes torres que la defienden. Está cubierta por un gran arco de herradura y protegida por un gran matacán que la reforma realizada durante la restauración ha ocultado.

En su patio interior se contempla un aljibe dividido en dos naves separadas por pilares y cubierto por una bóveda de medio cañón. Igualmente, se observa la otra modificación de la época cristiana: la construcción de un alcazarejo mediante la creación de una muralla interior compuesta por un poderoso torreón circular, del que hoy sólo se conserva la base, y dos lienzos que unían ésta con los muros laterales.

El castillo fue conquistado por Alfonso VII en  1147, aunque, tras su muerte, volvió a manos de los musulmanes. De nuevo, en 1189, sería tomada la fortaleza de Baños de la Encina, aunque también de forma efímera , por las tropas de Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León. Tras ser tomado de forma definitiva por Fernando III de Castilla, en 1225, existe la tradición o más bien leyenda, de que estando la Reina Dña. Berenguela en el castillo de Baños de la Encina, allá por el año 1189, dio a luz allí a su primogénito Fernando, conocido después por Fernando III el Santo. Fernando III integra el pueblo de Baños de la Encina en la jurisdicción de la ciudad de Baeza, de la que dependerá hasta 1626, fecha en la que Baños de la Encina obtiene la condición de villa. Anteriormente, el Castillo perteneció al Arzobispo de Toledo y a la orden de Santiago. En 1458, Enrique IV lo dio en señorío al Condestable Lucas de Iranzo. 

Fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico en 1931 y está incluido en el catalogo general del patrimonio histórico Andaluz, además desde 1969 tiene el privilegio de hondear en su torre del homenaje la bandera azul coronada de estrellas del Consejo de Europa, privilegio otorgado con motivo de la celebración del milenio de la construcción del castillo. 

Casco histórico

Ruta Urbana

 1.- Juzgado / Casa de Consumos.- Las actuales instalaciones del juzgado forman parte de una vieja edificación destinada al cobro de los arbitrios (impuestos) por la venta de productos perecederos en la localidad. Aún mantiene gran parte de la edificación original. Cierra el recinto de la Plaza Mayor por su parte oeste, abriendo paso a la calle Santa María y al castillo. Arquitectónicamente sigue los cánones clásicos que definen la arquitectura local de los siglos XVII y XVIII: elevada sobre piedra arenisca, horizontalidad y simetría en la disposición de los elementos de fachada, claves todas ellas que inciden en subrayar la sobriedad propia que caracteriza a  la plaza. 

2.- Calle Santa María.- Viario pétreo que da acceso al alto del Cueto. Se gesto durante los últimos años de la baja edad media como calle principal de acceso al castillo. Cuando la villa empieza a derramarse hacia la Plaza Mayor y al vecino cerro de la Calera, sufre cierto abandono, pero durante los siglos XVII y XVIII –momento en que se produce el gran despegue económico y demográfico de la villa- sufre una fuerte remodelación que le dota de los componentes estructurales que hoy la caracterizan: fachada austera y simétrica, labrada en arenisca local y vanos adintelados –sobresale la presencia de pequeños balcones sustentados sobre canes pétreos-. El interior se repite: planta inferior estructurada en dos portales separados por pilares de piedra que se elevan hasta la techumbre, corral y cámara para la conservación de los productos agrícolas en la buhardilla superior. 

3.- Arco de los Benalúa.-  Portada de arco de medio punto rematada en altura por un frontón partido perteneciente a la entrada del patio principal de una de las Caserías -Conde de Benalúa- que llevaron a cabo durante los siglos XVII y XVIII la introducción “industrial” del cultivo del olivar en nuestra campiña. Fue trasladado  a finales de la década de los noventa del siglo XX debido  a la ruina de la edificación. 

4.- Cripta y ábside de Santa María.- Integrada en la muralla almohade que cerraba en “acceso en codo” la entrada principal del castillo, se levantó tras la reconquista una pequeña iglesia, que acabó teniendo carácter funerario –Santa María del Cueto- y de la que aún resta una pequeña cripta de cimentación de una torre almohade (como evidencian los agujeros de los mechinales es cripta y no aljibe), sobre la que se sitúa el ábside que daba cabida al altar principal. 

5.- Castillo de Burch al Hammam.- Heredero de las clásicas fortalezas bizantinas que tuvieron su predecesor en los campamentos castrenses de Roma, es su testigo más antiguo en Europa. De rara forma ovalada y tabiyya como principal componente (cal, canto rodado, tierra y agua), está formado por quince torres cuadradas que avanzan desde el lienzo de muralla. Ya bajo control castellano, se crea un espacio interior,  alcazarejo o castillete

6.- Calle Cestería / Conquista.- Calleja apretada que se va dibujando paralela a las líneas de nivel del cerro del Cueto –hecho que condiciona que sea totalmente llana-. A su vera se derraman las casonas más viejas del pueblo: piedra, barro y cal. Horizontalmente, están estructuradas en dos portales a distinto nivel que se separan por varios escalones; en altura, poseen una cámara superior para conservación de productos agrarios abierta en ventanuco de ventilación (sobre la pared inferior de piedra se sitúa una de adobe que permite una total climatización, hecho que explica el abombamiento central de la fachada). Corrales e ínfimos huertos, muy al fondo de una casa totalmente escalonada. Fue calle del gremio de cesteros como aún evidencian los mojinetes para majar esparto de sus puertas. 

7.- Camino “Romano” o Real del Puerto del Rey.- Tramo de camino empedrado, en origen romano, que conducía desde Toledo al valle del Guadalquivir a través del Puerto del Muradal a su paso por la villa de Baños de la Encina (se conservan más de 200 metros en perfecto estado y un pequeño puente pétreo). 

8.- Hospital de la Sangre de Cristo.- La actual manzana de la margen derecha de la Travesía Trinidad es el resultado de la continua segregación de un viejo hospital de transeúntes en casonas de labor y un molino de aceite –escoltando el Camino Real que unía la Meseta y el Valle del Guadalquivir-. Junto a la fachada, muy clásica, es destacable la conservación de alguna de las pétreas criptas de cimentación de la edificación (bóvedas de cañón) que aún son utilizadas como sótanos. En la margen izquierda podemos observar las ruinas de una antigua almazara de aceite. 

9.- Pozo de la Vega.- Conjunto formado por pozo abrevadero para el ganado construido con sillares ciclópeos, piletas pétreas y losas de empedrado de una altísima calidad y belleza que permite hablar de un elemento etnográfico que alcanza cotas monumentales. En la misma línea encontramos otras estructuras hídricas como los Pozos Nuevo, Luzonas, Charcones y Ciego, la Fuente Cayetana y la Alcubilla. 

10.- Casona de los Caridad-Zambrana.- Casona de labor perteneciente al siglo XVII y estilo muy clásico: sobriedad, simetría y horizontalidad. En el interior portales sobre muro de carga y bodega. Está situada en la calle Trinidad, antiguo Camino de Linares o de la Argamasilla, habiendo pertenecido al párroco D. Francisco Caridad, promotor de la ampliación desarrollada en la iglesia de San Mateo durante la primera mitad del S. XVIII. Destaca su “graá” de entrada, muy típica en la localidad. 

11.- Pérez Caballero.- Vivienda muy en la línea austera de las casonas de labor del pueblo. Pero su ubicación, aprovechando parte del cerco murado que cerró la aldea histórica avanzada la segunda mitad del S. XV, y la excepcionalidad tipológica de su puerta de acceso, cerrada en arco de medio punto sobre impostas, nos hablan de un muy temprano origen. Debió tratarse de una de las primeras intervenciones de reutilización de la muralla como casona ya por los primeros años del Siglo XVI (plateresco). 

12.- Cerco de los Corvera.- Restos murados de la muralla que los Corvera alzaron en la segunda mitad del S. XV para defenderse de los partidarios al trono de Castilla, primero de Enrique IV y después de Juana la Beltraneja. Fueron leales a Isabel la Católica, lo que les enfrentó al concejo de Baeza, del que dependía la aldea de Baños. Durante el siglo XVIII fue adaptado a casona agrícola y molino de aceite (posee la bodega). De la edificación original podemos observar la muralla que recorre la calle Trinidad y uno de los puestos de guardia. 

13.- Torreón de los Corvera.- Venía a cerrar el cerco de los Corvera por oriente, controlando la principal puerta de acceso a la aldea. Como el resto de la villa, destaca por su sobriedad, escasos y adintelados  huecos, el balcón principal sobre canes de piedra y su carácter achaparrado. Es subrayable su remate superior en terraza con baranda corrida pétrea coronada en pináculos, sólo abierta al frente por los caños de unas gárgolas muy expresivas.  

14.- Casona de los Herrera Cárdenas (Avda. Linares en general).- Típica casona de labor desarrollada en Baños de la Encina durante el S. XVI al cobijo de los distintos caminos que nacían en el casco más viejo de la localidad: sobriedad, escasos vanos adintelados, asimetría e interior estructurado en dos portales a distinto nivel -escalonados-, cámara superior, cuadras, corral y huerto en el fondo de la casa con entrada trasera debido al gran desnivel existente entre la calle y los corrales posteriores. 

15.- Plaza Mayor.- Ya al final de la baja edad media este espacio, entre los dos cerros que hoy forman la villa, se configura como protagonista: amesetado, bajo el castillo y pertrechado de agua –mediante el venero que después sería el Pilar de San Mateo-, se convierte en nudo de encuentro de las distintas vías pecuarias y caminos que arriban a la zona. Con la expansión urbana que se produce desde finales del S. XV, los distintos poderes van cercando con viviendas un espacio algo irregular presidido por la Iglesia de San Mateo que se convierte en centro neurálgico de la vida pública del lugar. La Casa del Concejo Aldeano, hoy Casa Consistorial, y la parroquia de San Mateo son testigos de este primer periodo sumido aún en un plateresco muy sencillo. La Plaza Mayor, finalmente, asume estatus protagonista de las relaciones sociales: gestión pública, principales actos religiosos, mercado, fiestas taurinas, …. derivando los ganados a los distintos descansaderos que se instauran en las inmediaciones de la localidad. De este periodo “ordenado” son muestras constructivas el Palacio de Priores o la casona que cierra la plaza por el noroeste: la horizontalidad y simetría de sus fachadas son fiel reflejo del orden establecido. 

16.- Parroquia de San Mateo.- Aunque el cuerpo principal es gótico, la torre tiene acabados renacentistas, así como la portada principal y la ampliación desarrollada en la primera mitad del siglo XVIII a partir del crucero. Alberga en su interior un grandioso retablo mayor de estilo compuesto y paramento de colosales proporciones, obra de Francisco Palma Burgos. También destacan el púlpito, el coro y la pila bautismal de mediados del S. XVIII. Pero su elemento más importante es el Sagrario, una de las joyas del arte sacro de la provincia -siglo XVII-, construido en madera de ébano, marfil, plata y concha de carey, y compuesto por templete con cúpula barroca enmarcado por cuatro columnas de concha con capiteles y basamentos de plata. 

17.- Casa de “Las Viudas”.- En plena Plaza Mayor, restando protagonismo a la propia Casa Consistoral, se planta esta casona de tintes historicistas levantada a principios del siglo XX, pero que apenas desentona con la sobriedad castellana del entorno. Gestora de la política de gran parte de la primera mitad del siglo XX, fue fruto de los caudales obtenidos durante la bonanza minera de nuestra localidad. 

18.- Vieja Calle Real.- Arrancando de la Plaza Mayor y sobre el viejo carril que llevara a la vecina manchega de Mestanza, se sitúa la que fuera Calle Real del pueblo y eje viario principal desde el siglo XVIII. Escoltado de grandes casonas, impera en ellas de manera definitiva la estrategia arquitectónica del orden: sobriedad y simetría en fachadas; Salido, Delgado, Bussianos,  Jabalquinto o Almedinilla son buenas ejemplos de esta situación. 

19.- Palacio de los Molina de la Cerda.- Se sitúa en el cenit del orden establecido, no en vano la familia propietaria fue la gestora de la grandeza económica de los siglos XVII y XVIII y Familiar de la Santa Inquisición –como muestra el elemento heráldico sobre la ventana superior. Erigido en 1724 y de portada adintelada (con decoración heráldica) está flanqueada por columnas toscanas sobre pedestal. Destaca, como es norma, por la sobriedad y simetría de fachada, pero sobre todo por la organización de todo el inmueble en torno a un patio central, donde las columnas son sustituidas por pies derechos de madera. Único ejemplo local que presenta este tipo de planta, como decíamos, es la mayor expresión del orden político, económico y social obtenido durante los siglos de esplendor bañusco.

20.- Palacio Jiménez de Mármol (palacete y casa de labor erigida ya avanzado el S. XVIII siguiendo unos cánones muy desligados de la sobriedad tradicional de la construcción bañusca. La piedra apenas aparece presente en el exterior del edificio, desapareciendo la simetría tradicional en la disposición de los elementos en fachada. La decoración sólo está presente y de forma abusiva en puntos muy concretos de esta fachada, aquéllos que por las condiciones del callejero ofrecen mayor visibilidad y escenografía. El interior rompe con la adaptación al desnivel presente en otras zonas de la localidad, siendo el primer edificio que excava el terreno para obtener una planta totalmente llana, ausente de portales y con grandes espacios escénicos.

21.- Viejo Camino de San Lorenzo - C/ Amargura.- De idénticas características a su parejo y empinado “carril de Mestanza”, fue lugar que se vio flanqueado durante los siglos XVII y XVIII  de casonas de labor muy características. La casa se sitúa ahora rompiendo la línea de nivel, lo que crea calles muy empinadas, pero casonas a “pie llano”. Esta “distorsión” de la casona tradicional favorece la aparición de un nuevo elemento arquitectónico: la bodega semienterrada; por otra parte muy necesaria en la nueva economía deciochesca basada en una primera, pero muy incipiente, obtención “casi” industrial del aceite de oliva. 

22.- Molino de Viento.- Está situado en la cota más alta del pueblo, en el paraje denominado “Buenos Aires”, antaño lugar de numerosas eras de pan trillar. Este molino de estilo manchego -siglo XVIII-, consta del cuerpo de torre dividido en tres tramos: cuadra, camareta y sala de molienda. Posee una exposición denominada “Historias al Viento” que hace un repaso de la historia de los molinos y el cereal desde el Neolítico hasta nuestros días. 

23.- Ermita del Cristo del Llano.- En pleno descansadero mesteño (oveja) del Santo Cristo se eleva, al exterior, esta sobria edificación de una sola nave y campanario en espadaña sobre la fachada principal. Pero el contraste con su interior es indescriptible: es todo luz. Aunque su única nave está profusamente decorada: desde los elementos geométricos y vegetales que llenan sus paredes a los frescos con escenas del Nuevo Testamento que cierran la bóveda en altura, lo que verdaderamente sorprende es su Torre Camarín. Imágenes humanas del Nuevo Testamento, pájaros exóticos, guirnaldas y angelotes de yesería polícroma, hornacinas, estípites y pedestales, espejos y madera se van sucediendo en altura desde la planta poligonal del suelo hasta cerrar en una bóveda impresionante, que bien recuerda la de mocárabes presente en la Mezquita o en la Alhambra. De influencia granadina, está emparentada con el barroco más expresivo que campa por la subbética cordobesa durante el siglo XVIII. 

24.- Matadero del Santo Cristo.- Edificio de nueva planta levantado durante el periodo “desarrolllista” en pleno descansadero del Santo Cristo. Pese a su sencillez, expresa de manera clara los postulados de racionalidad económica del momento. Destinado a presidir y ordenar este espacio de la entonces nueva barriada, aún conserva su planta achaparrada y la bóveda de la sala de matanza, hoy dedicada a escuela de danza flamenca.

Iglesia de San Mateo

La iglesia parroquial de San Mateo se erigió en el último tercio del siglo XV con traza gótica, como así muestran los haces de columnillas de los pilares, sus arcos apuntados y las bóvedas de terceletes de su nave principal. También es gótica la portada lateral, mientras que la principal, labrada en 1576, es ya manierista.

HORARIOS DE VISITAS. CLIC AQUÍ

Fechada en 1596, su torre, de base circular y fuste octogonal, está articulada en tres cuerpos y rematada por pináculos. Inspirada en la arquitectura de Vandelvira, en el interior del campanario son sobresalientes la escalera pétrea de caracol y su llamativa puerta en “esviaje”. No menos  interesantes son el púlpito y pila bautismal labrados en mármol rojo de cabra, su sobresaliente sagrario o las enigmáticas criptas del subsuelo, utilizadas como refugio antiaéreo durante la
Guerra Civil

Leer más: Iglesia de San Mateo

Ermita de Jesús del Llano

En pleno descansadero mesteño del Santo Cristo se eleva, el exterior, esta sobria edificación de una sola nave y campanario en espadaña sobre la fachada principal. Pero el contraste con su interior es indescriptible: es todo luz. Aunque su única nave está profusamente decorada: desde los elementos geométricos y vegetales que llenan sus paredes a los frescos con escenas del Nuevo Testamento que cierran la bóveda en altura, lo que verdaderamente sorprende es su Torre Camarín. HORARIOS DE VISITAS. CLIC AQUÍ

Leer más: Ermita de Jesús del Llano

El Molino del Santo Cristo.

Tan sólo se sabe que es anterior al S. XVIII, ya que en el catastro del Marqués de Ensenada ya aparece sin uso (1752). Su nombre deriva del paraje en el que se encuentra (llano del Santo Cristo): Molino del Santo Cristo.

Leer más: El Molino del Santo Cristo.

Ermita de la Virgen de la Encina

El Santuario de la Encina, a poco de más de cuatro kilómetros de Baños, con camino,  que sigue en parte el curso de la antigua calzada romana de Iliturgi a Toledo, se edificó en etapas sucesivas y sobre otro primitivo que debió ser mucho más pequeño, de finales del siglo XIII y principios del XIV, como revelan ciertas piezas arquitectónicas halladas en las inmediaciones: columnas y fustes, así como capiteles de un pre-románico, probablemente del Santuario primitivo. En el siglo XVII se hizo una notable y definitiva ampliación y reestructuración, quedando como en la actualidad.

Ermita de la Virgen de la Encina

Leer más: Ermita de la Virgen de la Encina

Ermita de Jesús del Camino

El Cristo del Camino está en su sitio, al pie de la Cuesta de los Santos, desde tiempo inmemorial como la tradición y la leyenda confirman. Esta ermita junto a la calzada romana de Iliturgi a Toledo, donde se hallan tantos vestigios romanos de monedas, cerámica y otros restos arqueológicos

Ermita de Jesús del Camino

Leer más: Ermita de Jesús del Camino

Casa Consistorial

Al sur de la plaza se encuentra el Ayuntamiento o Casa Consistorial, del siglo XVI. Sobresale en él su aspecto sobrio y sencillo, matizado por la sencillez de su rejería. Presenta portada formada por arco de medio punto sobre el que se abre un balcón rematado por el típico tejadillo bañusco, sujeto sobre vigas de madera. A la derecha de éste se observa el escudo real blasonado, con la figura de águila, la corona, el Toisón de Oro y los territorios que agrupaban el reino. 

2307055
Hoy
Ayer
Semana
Última Semana
Este mes
Último mes
Total
686
1394
3373
1340033
24728
35544
2307055

Your IP: 54.92.155.160
Server Time: 2017-09-20 09:28:09

Quién está en línea

Hay 53 invitados y ningún miembro en línea

Wednesday the 20th. Copyright bdelaencina.com feed-image Feed . Best online poker sites - All rights reserved.