Parajes Naturales

Imprimir
Compartir en Tuenti
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

La zona noroeste del término municipal de Baños la Encina está integrada dentro del Parque Natural de la Sierra de Andújar, un espacio natural protegido de alto valor ecológico con una extensión de 73.976 hectáreas, que Baños de la Encina, con 3.769 hectáreas (el 9,62 por 100 de la superficie del término municipal), comparte con los municipios vecinos de Andújar, Marmolejo y Villanueva de la Reina.


Declarado Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) por la Comunidad Europea, el Parque Natural de la Sierra de Andújar constituye uno de los ecosistemas de bosque y matorral mediterráneo mejor conservados de España. Destacan sus bosques de robles, en Sierra Quintana, así como sus encinares, quejigares y alcornocales. En su interior y zonas limítrofes conserva 44 endemismos y algunas rarezas botánicas, únicas en Andalucía. En cuanto a fauna, cuenta con 10 especies distintas de peces continentales, 14 de anfibios, 21 de reptiles, 178 de aves y 49 de mamíferos, entre ellas 15 especies de murciélagos, además de una gran variedad de insectos. Destacan, igualmente, especies en peligro de extinción como el águila imperial, el buitre negro, el lince, el lobo o el meloncillo.

La zona más valiosa del término municipal de Baños de la Encina en el interior del Parque Natural es la finca de Selladores, propiedad del Ministerio de Medio Ambiente. Se trata de una zona constituida básicamente por monte autóctono de encinar y alcornoque, alternando en los suelos más húmedos con manchas de quejigos o robles melojos, y con especies autóctonas como el pino. Su riqueza ecológica se completa con la impresionante calidad paisajística de la zona (relieves escarpados, frondosos pinares y abundancia de cursos fluviales), la variedad y calidad de especies cinegéticas y la multitud de posibilidades que ofrece para la práctica de todo tipo de actividades recreativas: caza, pesca, actividades de turismo activo, alojamiento, restauración, etc.

Desde Baños de la Encina es posible adentrarse en el Parque Natural a través de numerosos caminos, especialmente el que lleva desde el núcleo al embalse de El Rumblar, a cinco kilómetros. Tomando este camino, señalizado a la salida del municipio, se llega a la colonia del Rumblar, antigua pedanía bañusca, hoy lugar de ocio y asueto para veraneantes y visitantes de los núcleos vecinos y auténtica puerta de entrada al Parque Natural desde el término municipal de Baños de la Encina.

Continuamos camino desde allí hacia los Escoriales, por una pista de tierra de unos 15 kilómetros, entre los términos municipales de Villanueva de la Reina y Andújar, por la que se suceden pinares con matorral y bosquetes de alcornoques, quejigos y encinas en buen estado de conservación; igual mente es factible observar la etapa subserial de sustitución, el madroñal. En nuestro camino cruzaremos la finca de Los Llanos, en un enclave privilegiado desde el punto de vista paisajístico y fáunico, de especies de caza mayor, y en el que existe una amplia actividad de especies ligada a la cría del ganado bravo, para la que cuenta con plaza de toros propia.

Conforme seguimos avanzando en el camino, nos encontraremos, en los alto de un pequeño cerro, el cortijo de Santa Amalia. la finca de Santa Amalia es uno de los mejores ejemplos de bosque mediterráneo adehesado de la comarca. En este caso, podremos conocer el museo de instrumentos ganaderos y de labor, el barrio obrero, la iglesia, los baños, etc. Unos kilómetros más adelante llegamos a Los Escoriales, antigua zona minera. A partir de este lugar, en sentido noreste, tomamos una carretera asfaltada, en mal estado, que llega a La Carolina, por la que accederemos a las fincas de Selladores-Contadero, encontrándonos con grandes dehesas de ganado de lidia, como las Navas de Pedro Vagal y los Alarcones. Estas dehesas son de encinas, aunque existen pequeñas extensiones de alcornoques, localizados siempre sobre suelos profundos; periódicamente se presentan pequeñas masas de jaral pringoso casi uniespecífico. A izquierda y derecha se ven unos maravillosos paisajes que se corresponden, respectivamente, con el Santuario de la Virgen de la Cabeza y con el barranco de Rumblar

.

Pasada la finca de Los Alarcones entramos en Selladores- Contadero, zona utilizada con fines madereros y de caza. A pesar de las repoblaciones, existen lugares con vegetación natural, consistente en alcornocales y unos magníficos madroñales, junto a jarales y jarales-brezales. En las vaguadas, donde la humedad del suelo es mayor, el jaral se enriquece en el brezo de escobas. Al llegar al riacho de Los Esparragones, se encuentra una fresneda abierta que se va alternando con un tamujal, siendo posible ver en este barranco especies térmicas como el mirto, la jarilla de Montpellier o la zarzaparrilla; muy próximo a este barranco, en una ladera orientada al norte, prospera una profusa vegetación de quejigos, terebintos, madroños, etc. Nuestra ruta termina en el antiguo poblado minero de El Centenillo, fuera de los límites del Parque Natural.

2411837
Hoy
Ayer
Semana
Última Semana
Este mes
Último mes
Total
320
1973
7589
1438103
38590
51008
2411837

Your IP: 54.80.33.183
Server Time: 2017-11-24 04:50:00

Quién está en línea

Hay 70 invitados y ningún miembro en línea

Friday the 24th. Copyright bdelaencina.com. Best online poker sites - All rights reserved.