Museo del Territorio “Torreón del Recuerdo”

Imprimir
Compartir en Tuenti
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Es un museo etnográfico muy particular. En sus dos plantas se puede visionar lo que ha sido la historia económica de la villa en los ocho últimos siglos, desde la conquista por Castilla hasta nuestros días. Asimismo, uno de las salas profundiza aún más en la historia local y narra la Edad del Bronce, el periodo argárico, de uno de los yacimientos más importantes de Andalucía: Peñalosa. 

Horarios del Museo del Territorio del 16 de septiembre al 31 de marzo 2018

Mañanas de Lunes a Domingo: de 10:30 a 13:00 h. 

Tardes de Jueves a Domingo: de 16:30 a 18:00 h.

Entrada normal: 2 €.

Mayores 65 años, carnet joven, grupos (+20pax): Precio: 1 €. Niños Gratis.

Previa reserva, posibilidad de acordar horarios y precios ADAPTADOS para grupos +25 pax.

VENTA DE ENTRADAS EN LA OFICINA DE TURISMO 

Para visitar nuestros monumentos más emblemáticos pueden escoger entre una de nuestras visitas guiadas que a continuación les detallamos:  

Castillo de Bury al Hamma

Descubre 3 obras de arte de Baños de la Encina

 Información, reservas y venta de entradas: 

  

 Avenida José Luis Messía nº 2. (Centro de Interpretación "Torreón del Recuerdo")

  Teléfonos: 953 61 33 38 /  626 81 84 46 

 E-mail:    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   

   

 ¿CÓMO LLEGAR? Clic en la imagen. Abre Google Maps   

El Torreón, un proyecto que ha tenido muchos años de maduración, como los buenos vinos, pretende ser la casa de todos los bañuscos. Su aspiración no es convertirse en una caja, un armario o una vitrina que conserve en “formol” piezas arqueológicas, utensilios, aperos, juegos,…, aspira y pretende ser motor del estudio y fomento de la memoria de los bañuscos y de su territorio, con el objetivo de participar en la construcción de un renovado proyecto social, común, mejor que el que hemos heredado.

El Museo del Territorio “Torreón del Recuerdo” distribuye los contenidos de la siguiente manera:
 
1.- Planta baja
 
1.1.- Aula Didáctica y taller de trabajo.- Se trata de una amplia sala, equipada con medios audiovisuales, que nos permite desarrollar todo tipo de encuentros, talleres, seminarios, etc. .
 
1.2.- Oficina Municipal de turismo
 
1.4.- Baños, totalmente equipados para ambos sexos y adaptados para personas con minusvalía física.
 
2.- Planta primera
 
2.1- Espacios comunes.- Se trata de un amplio pasillo que da paso a la primera sala, y que está destinado a exposiciones temporales.
 
2.2- Sala Rumblar.- Tras un primer panel de emotiva acogida, nos encontramos una sala cuyo elemento principal es una “auténtica barca del Guadiana”, de las que en los años 50 y 60 del siglo XX traía “Columpios” en su camión desde Don Benito (Badajoz), y que se establecieron como medio de transporte cotidiano en el Rumblar.
 

Como veremos, el hilo que dirige la visita al Torreón tiene un argumento territorial, es decir, según avanzamos es como si fuéramos haciendo un trayecto a pie por el territorio histórico de la villa de Baños, conociendo su memoria socioeconómica, y en cierto sentido, dando saltos temporales en la historia. Pues, en ese marco, esta sala viene a ser una presentación metafórica de ese territorio histórico que nace vertebrado por el eje hídrico del viejo río “Herrumblar” y sus afluentes. El río, en su discurrir de norte a sur va marcando el territorio de Baños, de la Sierra a la Campiña. Llegado el siglo XVIII, y con él el proyecto de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, le sustraen una porción de la parte más oriental del territorio, la que corresponde al río Campana, afluente por la margen izquierda del Grande que a su vez lo es del Rumblar.
 
2.3- Sala Venta de Miranda.- Comenzamos nuestro verdadero trayecto hoyando las desgastadas piedras del “Camino Empedraillo”, virado a occidente de Despeñaperros. Por cierto, no nos hemos equivocado, estamos hablando de Baños de la Encina y no de Santa Elena. El verdadero protagonista de esta sala, como su propia denominación sugiere, es la histórica Venta de Miranda, a la solana del Puerto del Rey. Pacificado el Alto Guadalquivir y los pasos desde la Meseta, la economía bajomedieval bañusca se sustentará en dos pilares: constituirse como “extremo” ganadero de Castilla y el camino de Toledo al Reino de Jaén.

Este camino penetra en Andalucía desde el Viso y recorre Baños de norte a Sur, y los transeúntes y comerciantes necesitan comer, beber, dormir y refrescar sus recuas: toda una economía la nuestra. 
 
La Venta de Miranda, que tuvo como antecesora la legendaria de “los Palacios”, se erige a un día de trayecto del Viso del Marqués, por lo que se constituye como parada obligatoria y cambio de recua. Y a todo esto, la venta es propiedad del Concejo local, pero gestionada bajo arriendo por un empresario gestor del negocio. Toda una fortuna cuyo pago anual llega a elevarse por el encima de la suma de todos los arriendos del resto de ventas y posadas de la zona. Baños tuvo una segunda venta en su término, la de Guadarromán, propiedad del duque de Arcos.
 

Junto a una reproducción, más o menos fiel, de la sala común de la Venta y las cuadras, encontramos otras referencias al “camino” como el papel desempeñado por los bandidos o el lugar principal que ocupa el santuario de la Virgen de la Encina. Nos vamos acercando a la llanura de Baños.
 
2.4- Sala la Campiñuela.- Como decía, nos vamos acercando a Baños y, ya desde lejos, oteamos el castillo sobre la cima del Cueto, y es que la Campiñuela es muy “ancha”. Cuando el primer castellano llegó a la aldea de Vanos, se encuentra una gran llanura, de buenos suelos y mejores y abundantes aguas, donde la encina es dueña y señora y el pasto excelente. 
 
 
Una vez fue buen conocedor de sus tierras, el bañusco las fue ordenando según prioridades: rozó el monte del llano y evacuó la cabaña merina a la sierra, mucho menos fértil para la agricultura. La Campiñuela, taladas sus encinas, inicia un proceso agrario del que ya no tuvo retorno: cereal, viña, … y olivar, omnipresente. Toda esta historia de rozas, eras, almazaras, huertas y caserías de olivar es protagonista de la primera parte de la sala; la riqueza demográfica y urbanística consecuente, cuya mejor expresión la encontramos en nuestro conjunto histórico, y los artesanos que fueron sus protagonistas, ocupan la segunda parte.


Finalmente, nos despedimos de la sala desde la vertiente norte de nuestro pueblo, siguiendo el Camino de San Lorenzo. Antes de cruzar el Rumblar, huertos, fuentes y alcubillas nos dejan constancia de su protagonismo en esta última parte de la sala.
 
3.- Planta Segunda
 
3.1- Espacios comunes.- Aunque los tiene algo más reducidos que los de la planta anterior, posee anejo un pequeño almacén. Ha de tener también utilidad como espacio dedicado a exposiciones temporales.
 
3.2- Sala Serranía.- A través de una cañada ganadera empedrada accedemos a una tierra alomada, de pendientes suaves, agreste vegetación, duros suelos de pizarra y gente enjuta endurecida por la tierra y el sol: Sierra Morena.
 

Su carácter comunal, la crudeza de sus suelos y la merma de las siegas del llano, obligan a desarrollar en la sierra un complejo sistema agroganadero y forestal denominado bajo Ordenanzas Municipales (1742) como “agricultura de roza de cama”: en los predios serranos se suceden con escaso intervalo de años distintos aprovechamientos complementarios: piconeo y carboneo, una raquítica y breve agricultura de cereal y la oveja merina. Toda una complejidad económica que tiene como protagonista una serie de estructuras materiales de gran interés cultural: torrucas o chozas, eras de pan trillar, hornos serranos exentos, pilares o las propias cañadas mesteñas; todos ellos dan forma a un escenario que pretende comunicar los haceres que los bañuscos y los serranos fueron desarrollando hasta dejar por sentado un paisaje cultural excepcional.
 
 
La ruptura del sistema serrano tradicional es consecuencia de un cúmulo de nuevas circunstancias al amparo de un marco histórico bien distinto: desamortizaciones, crisis de la cabaña merina, crecimiento vertiginoso de la minería, nuevas concepciones del sistema hídrico, etc., etc. Un nuevo marco histórico y social que favorece nuevos quehaceres que transforman el territorio y su huella cultural: la caza, una labor marginal presente como economía de subsistencia, toma un protagonismo principal llegando a impregnar todos los ámbitos culturales de la comunidad bañusca; las parideras merinas crecen, se adulteran y van dejando su lugar a una incipiente ganadería de lidia que tendrá su cenit en 1978: 28 hierros y 38 fincas, Baños de la Encina se convierte en el municipio con mayor número de ganaderías de bravo de España.
 
 
3.3- Sala Peñalosa.- La sala final acoge el desarrollo de la Cultura Argárica (Edad del Bronce) en la cuenca de nuestro río Rumblar. Un proceso que tuvo su implementación durante el segundo milenio antes de Cristo y como protagonista una economía minera sustentada en la extracción, transformación y comercialización de un mineral de cobre rico en arsénico (aleación natural). Esta sala esta dedicada en honor a dos bañuscos Juanito “Mariano” y Andres “el lenguas”
 
 
La sala, que tiene como principal protagonista la réplica a escala real de una vivienda de Peñalosa (uno de los poblados principales de la cuenca y del que se tiene mejor conocimiento), se completa con un conjunto de paneles de interpretación y un buen número de reproducciones cerámicas, útiles metálicos e instrumentos pétreos.
 
2411830
Hoy
Ayer
Semana
Última Semana
Este mes
Último mes
Total
313
1973
7582
1438103
38583
51008
2411830

Your IP: 54.80.33.183
Server Time: 2017-11-24 04:49:46

Quién está en línea

Hay 63 invitados y ningún miembro en línea

Friday the 24th. Copyright bdelaencina.com. Best online poker sites - All rights reserved.